logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

Una responsabilidad social para el futuro | Compañías

Una responsabilidad social para el futuro | Compañías

La alarma se apaga. Con los ojos todavía medio cerrados, se levanta. Todavía no ha amanecido. Encienda la luz, coloque la cafetera en el fuego, deje que el agua corra desde la ducha para calentar y coloque el televisor de 60 pulgadas. Un programa de información alerta que 3.000 líderes mundiales debaten sin acuerdo sobre cómo construir un mundo mejor bajo el lema "crear un futuro compartido en un mundo fracturado". Y piensa: "¡si el mundo es como es, es su culpa!"

Esta microhistoria podría ser el día a día de muchos de nosotros. Los ciudadanos de hoy, buscamos recurrentemente culpables. Muchas veces, incluso sin ser conscientes de que todos tenemos una parte de responsabilidad cuando se trata de cuidar el mundo, como se explica en los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Precisamente, una de las características de la sociedad de hoy es que transfiere a las empresas una responsabilidad creciente en aspectos que van más allá de los aspectos tradicionales.

Hoy en día, las empresas se enfrentan a un escrutinio constante en el que ciudadanos informados y exigentes observan lo que hacen y, cada vez más, cómo lo hacen. Hoy, también, los ciudadanos demandan que las empresas se posicionen en temas específicos y sensibles. Y, además, si no se comportan de manera responsable, son castigados.

Es por eso que la responsabilidad debe ser algo intrínseco a las empresas y si no es el modelo de negocio, tarde o temprano, terminará descomponiéndose. Cada día más, las empresas comienzan a comprender que ya no solo tienen que responder con dividendos sino que deben generar valor para su entorno. En esta línea, según un estudio que hemos desarrollado para analizar los nuevos desafíos para las empresas, los profesionales de la sostenibilidad tendrán un papel crucial.

Por lo tanto, en el futuro cercano será necesario gestionar cambios constantes y complejos en las plantillas de trabajo; innovar para optimizar los procesos frente a los recursos escasos; transformar Big Data en Smart Data y administrarlo de manera responsable; construir relaciones de confianza con el consumidor que hacen la diferencia; simplificar las estructuras de negocios y generar alianzas con socios que no forman parte de las empresas & # 39; actividad; y todo esto, además, debe hacerse desde la coherencia proporcionada por un propósito compartido y un primer ejecutivo comprometido.

Estamos hablando de una nueva empresa en la que el director de responsabilidad debería actuar como intraemprendedor. Desempeñará un papel renovado en el que su actividad principal será anticipar los riesgos y las necesidades sociales para promover soluciones en los foros de decisión corporativos. Y todo esto también debe traducirse en resultados que muestren el impacto y el cambio que la empresa está generando en su entorno. Por todas estas razones, las historias y la comunicación de responsabilidad jugarán un papel fundamental en este nuevo paradigma.

En el futuro cercano, no será suficiente. Tendremos que decir cómo hacemos lo que hacemos y, además, se hace de una manera alineada con un propósito (con qué propósito). Y en este contexto, los CEO necesitarán tener una comprensión adecuada de las consecuencias e implicaciones, tanto positivas como negativas, que las decisiones que toman tienen para la sociedad y las personas. Conocer el entorno y anticipar las tendencias y su impacto potencial se convierte, por lo tanto, en un elemento fundamental para la supervivencia de las empresas.

Los directores de responsabilidad aquí asumen un papel fundamental en impulsar la transformación basada en un propósito corporativo que previamente contribuyó a definir. En un entorno en el que la sostenibilidad avanza vinculada a los negocios y la innovación e impulsada por alianzas. Y todo esto, movilizando grupos de interés gracias al apoyo de CEOs comprometidos. Sin olvidar, por supuesto, medir los resultados y que todo esto sea comprensible para llegar al consumidor con historias que se entienden.

No es un desafío fácil, sin dudas. Pero será la única forma de evitar que un ciudadano señale el logotipo de una empresa con el dedo y le diga, mientras compra el producto de su competencia, "es su culpa".

Carolina Pérez es la gerente de CSR de Llorente & Cuenca y Francisco Hevia es presidente de Dirse

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies