logo

Select Sidearea

Populate the sidearea with useful widgets. It’s simple to add images, categories, latest post, social media icon links, tag clouds, and more.
hello@youremail.com
+1234567890

El personal de Opel vota por el futuro | Compañías

El personal de Opel vota por el futuro | Compañías

Los trabajadores de Opel España han demostrado una vez más, con su apoyo al principio de acuerdo alcanzado esta semana por el Comité de Empresa y la dirección del Grupo PSA, que la negociación y el diálogo social son los únicos instrumentos capaces de acercar a las partes y lograr avances para los trabajadores y la empresa.

Si los delegados y afiliados de UGT FICA han demostrado algo en estos años, es su capacidad para dialogar y llegar a acuerdos que, en principio, se presumen imposibles. Nuestra representatividad en el sector de la automoción, en la que UGT ha sido la mayoría durante muchos años, respalda nuestro trabajo y nuestra voluntad de defender, con uñas y dientes, los intereses de los trabajadores.

A principios de esta semana, se presumió que el conflicto de Opel era imposible de canalizar. La amenaza de la gestión del Grupo PSA para llevar el nuevo modelo del Corsa de Figueruelas y sus posteriores inversiones a otra fábrica de la marca, destruyendo por cierto miles de puestos de trabajo de la planta aragonesa y sus empresas proveedoras, significó un punto de inflexión en las negociaciones del convenio colectivo. Nuestro sindicato no ha estado dispuesto a tolerar esta estrategia, porque el chantaje nunca puede ser la base de la negociación y el diálogo.

Desde UGT FICA hemos demostrado que la imposición no es sinónimo de negociación, y que en cualquier proceso de diálogo es esencial escuchar y ser escuchado para llegar a acuerdos que puedan ser aceptados por todos. Cuando todos los agentes económicos y sociales hablan sobre la recuperación económica, no se entiende que una compañía como Opel intente intimidar a sus trabajadores reubicando su producción si se imponen y no se aceptan condiciones leoninas.

Es como jugar con las letras marcadas y hacer trampa, además de traicionar el modelo de relaciones laborales que, con tantos sacrificios, hemos construido a lo largo de los años.

Es aún más incomprensible que Opel, que siempre ha mostrado signos de apostar por el diálogo social, se cerrará para negociar con los interlocutores sociales las condiciones del nuevo convenio colectivo y optará por la amenaza y la imposición.

Afortunadamente, los sindicatos, y especialmente UGT FICA, que tiene la mayoría en el Comité de Obras de Opel, han logrado mantenerse al día y minimizar la imposición de la nueva administración de la empresa.

Hemos podido negociar un convenio colectivo que si no es el resultado de lo que nos hubiera gustado, es el mínimo que garantiza, en el mediano plazo, el futuro del empleo en la planta aragonesa y su entorno industrial , como la mayoría de los trabajadores han entendido. mayoría con su voto sí al acuerdo.

Sin duda, ha sido necesario hacer algunos sacrificios, a favor de un objetivo superior: mantener el empleo y garantizar la continuidad del proyecto industrial que representa Opel en nuestro país.
Pero también ha logrado detener la devaluación salarial máxima que pretendía la multinacional y mantener las mejoras sociales y laborales.

No siempre es fácil explicar a los trabajadores de una fábrica que, a veces, es necesario renunciar, dar un paso al costado, salir adelante. La experiencia nos ha demostrado que este tipo de decisión siempre ha dado sus frutos a largo plazo, como hemos visto en las plantas de Ford y Seat.

El apoyo de la mayoría de la fuerza de trabajo abre un camino hacia el futuro que garantiza la viabilidad de la planta y los puestos de trabajo en el sector, pero también creo que la gerencia del Grupo PSA debe sacar conclusiones y comprender que no todo es válido en una negociación.

En resumen, UGT FICA valora el acuerdo alcanzado y exigirá el cumplimiento de todos y cada uno de los aspectos acordados. No vamos a permitir que los esfuerzos de los trabajadores sean desperdiciados, ni la confianza que han expresado en la mayoría del Comité de Empresa.

Pedro Hojas Cancho es secretario general de UGT FICA

No Comments

Post a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies